VACACIONES FAMILIARES CON PERSONAS MAYORES

pexels-kampus-production-7658839

 

 

Estamos finalizando el verano y es muy común ver en los destinos turísticos familias con miembros de diversas edades compartiendo. En Opcionmayor nos encantan las relaciones intergeneracionales y entregar los mejores datos, por eso a continuación te dejamos algunos tips para que disfruten al máximo sus vacaciones.

 

¿ Cómo preparar tus vacaciones familiares? 

Elegir bien el lugar: es importante conocer la accesibilidad del lugar donde pasarán la mayor parte del tiempo (por ejemplo si hay escaleras, ascensor, luces nocturnas) pensando en personas mayores con distintos requerimientos.

También la cantidad de baños, habitaciones y lugares donde se guardarán las pertenencias y en casos especiales las comidas.

Es distinto si se llega a una casa de vacaciones familiares, versus a una arrendada o a un hotel.

Identificar el entorno: si se visita un destino por primera vez, es recomendable  mapear donde hay atractivos turísticos, servicios de alimentación, abastecimiento y servicios médicos, etc.

También conocer si hay insectos o espacios  que impliquen mucha exposición al sol.

Informarse sobre el clima: hoy en día se puede conocer con antelación una predicción del clima, por lo cual podemos planificar la ropa para llevar, tipo de calzado ( ejemplo impermeables o de trekking) y preparación frente a altas temperaturas, como ha sido el caso de las olas de calor, las cuales se pueden acentuar frente a incendios forestales.

Definir el medio de transporte: dependiendo del destino se definirá el medio de transporte. En este punto será importante considerar si son necesarias las paradas, estar preparados frente a eventualidades como atochamientos, o en viajes aéreos pérdida de equipaje o retrasos. Será útil tener un bolso de mano con todo lo necesario para al menos 12 horas (hidratación, medicamentos, colación).

¿QUÉ CONSIDERAR DURANTE LA ESTADÍA?

Una vez en el destino, una buena idea es tener algunas conversaciones entre todos para mayor claridad de los itinerarios y rutinas. Al tener varias generaciones conviviendo van a haber intereses comunes y algunos que no. Por lo cual hay 2 conceptos que serán los mejores amigos de la convivencia: flexibilidad y tolerancia. Esto implica que existen ciertas reglas que son útiles durante el año, pero que en tiempo de vacaciones pueden ser algo más laxas. Y, hay actitudes de otros con las que puedo no estar de acuerdo en general, pero que tomando en cuenta lo acotado del tiempo de las vacaciones, voy a tolerar o si necesito dar a conocer mi molestia, lo haré de una forma empática y respetuosa.

Alimentación: En un grupo diverso pueden existir personas con ciertas intolerancias alimentarias y/o distintos  hábitos de alimentación. Por lo cual si se va a cocinar para todos, es  mejor  disponer de forma separada los distintos alimentos en la mesa  y que cada uno se sirva y condimente, en vez de hacer la misma mezcla para todos.

Alcohol: con la edad la tolerancia al alcohol puede disminuir, por lo cual se recomienda moderar el consumo para evitar riesgos a la salud ( caídas, mareos, interacción con medicamentos, etc) y potenciales malos ratos. 

Panoramas para todos: estando en el lugar se pueden hacer listas de los panoramas a realizar, pensando en la accesibilidad, duración y comodidad de estos de acuerdo a las características de los distintos integrantes del grupo. Algunos podrán ser puertas afuera y otros puertas adentro.

Los panoramas pueden ser una forma de traspaso de tradiciones familiares, como la cocina, juegos de mesa, deportes, así como también una forma de compartir experiencias y relatos.

Autocuidado: es importante propiciar los momentos de descanso, también estar atentos a los horarios de fármacos,  hidratación y alimentación. 

No es necesario ir a todos los panoramas, todos necesitamos tiempo a solas. 

Cuidado de niños: Ojalá el cuidado de nietos o las vacaciones Intergeneracionales sean una elección o consenso  más que una obligación. Por eso es importante conversar en familia y dejar claras las reglas del juego en términos de la cantidad de horas y días, y que se espera de dicho periodo.

Puntos de conflicto frecuentes: en la medida que se mantenga una comunicación fluida se pueden evitar los puntos de conflicto. Los más frecuentes se relacionan con criticar formas de vida de otros, discutir sobre temas en los cuales frecuentemente existen distintos puntos de vista (política, religión, etc) e impulsividad en la comunicación. En la medida que se identifican las señales de estar entrando en conflicto (físicas, emocionales) es mejor retirarse de las situaciones, calmarse y luego volver.

También como errar es humano, pedir perdón siempre será una buena práctica antes que bloquear la comunicación.

DESPUÉS DE LAS VACACIONES 

Una vez terminadas las vacaciones, recordar el trayecto y los consejos asociados a este.

Está descrito el “cansancio post vacacional” que será normal cuando se tuvo una rutina muy activa y se vuelve a una menos activa. Acá se sugiere descansar y propiciar una dieta saludable o “detox”.

Se pueden compartir fotos, imprimirlas o tener reuniones familiares semanas después para recordar lo vivido.

¿ y si las Vacaciones son en la ciudad?

En tiempos de dificultades económicas hay familias que no pueden salir  de vacaciones o algunas veces hay abuelos a cargo de nietos los meses en los cuales los padres siguen sus jornadas laborales.

Algunos tips:

  • Entre abuelos y nietos planificar actividades que les gustaría realizar y escribirlas o dibujarlas en un cuaderno, pizarra.

  • Revisar en las páginas de Municipalidades o Corporaciones Culturales que actividades gratuitas existen.

  • También los Mall tienen actividades de verano y aire acondicionado, muy deseable para los que se encuentran en zonas de calor.

  • Identificar horarios del día más agradables para salir, por ejemplo a Parques o  Senderos.

  • Por motivos de seguridad tener claro establecimientos de salud donde hay seguros, o dónde llevar en caso de emergencias. Medicamentos en uso y una foto del carnet de identidad de niños y abuelos.

  • Salir con hidratación y colaciones.

  • Consensuar con padres acerca del tipo de comidas, panoramas  y gastos que se puedan tener.

PREOCUPACIONES DE SALUD QUE SURGEN DURANTE O DESPUÉS DE LAS VACACIONES

Cada vez se hace más común que en verano los hijos adultos consulten por temas de salud de  sus padres, pues entre las fiestas de fin de año y el verano han pasado más tiempo con ellos y hay situaciones que les preocupan. Dentro de las más frecuentes están:

  • Pérdida de memoria.

  • Hasta cuando puede vivir solo.

  • Problemas de ánimo.

  • Preocupación por la salud en general.

Te invitamos a revisar las notas de OpcionMayor y nuestros Conversatorios para conocer más de dichos tópicos. 

Esta nota fue elaborada por  Psicóloga María José Gálvez Pérez , integrante del equipo opcionmayor.com

También te puede interesar estos artículos: 

Comentarios (2)

Excelentes orientaciones…
Muchas gracias..!!!

Muchas gracias Magdalena!

Dejar un comentario