El Envejecimiento de los Ojos en las Personas Mayores

Closeup shot of a senior woman's eye

Al envejecer suele ser más frecuente la aparición de problemas a la vista  que son importantes identificar a tiempo. Junto al  Oftalmólogo, Dr. Cristian Cartes , te explicamos todo lo que necesitas saber del cuidado de la vista a medida que envejecemos, las enfermedades más comunes en los ojos de las personas mayores y cómo prevenir los problemas oculares asociados al envejecimiento.  

¿Qué sucede en el envejecimiento con los ojos?

Con el paso del tiempo el cuerpo pasa por un proceso natural de envejecimiento. Los músculos, la piel y los órganos ya no funcionan de la misma forma que antes, por lo que debemos ocuparnos  para mantenernos saludables.

Los ojos y la vista no son ajenos a este proceso, y  con los años  sufren cambios desde lo anatómico hasta lo funcional . Es común que la capacidad visual disminuya y ya no sea la misma que antes, dificultando visibilizar objetos pequeños o que resulte más complicado enfocar, pero  alteraciones como  pérdida total de la visión  nunca serán  parte de un envejecimiento normal.

¿Cómo afecta la visión en las personas mayores?

Después  de cumplir 40 años es recomendable visitar a tu Oftalmólogo una vez al año para prevenir y diagnosticar cualquier afección con anticipación, ya que muchas enfermedades comunes a los ojos tienen tratamientos y son más efectivos cuanto antes se comiencen.

La piel de los párpados se vuelve más laxa, empezando a  en algunos casos  a caer sobre el ojo y dificultando la visión, haciendo necesaria una intervención quirúrgica para sacar la piel extra. Otro problema común es la presbicia, o la dificultad para visibilizar objetos pequeños, como la letra en los textos, siendo este uno de los primeros signos del envejecimiento de la vista. Se corrige comúnmente con el uso de anteojos ópticos.

  

Es bastante común que las personas mayores presenten “ojo seco”, donde la superficie del ojo se reseca constantemente, siendo muy limitante para la calidad de vida. El tratamiento con lágrimas artificiales para mantener hidratados los ojos resulta  efectivo para dicha  situación.

Otro problema común es la aparición de cataratas, que corresponden a una opacidad  total o parcial del cristalino, haciendo que la vista se vuelva borrosa y se pueda producir encandilamiento ante la luz. Esta enfermedad puede ser tratada mediante una intervención quirúrgica para extraer el cristalino y reemplazarlo por un lente dentro del ojo.

También existen afecciones al nervio óptico, como el glaucoma crónico, que es una enfermedad habitualmente asintomática y que va causando la pérdida progresiva de las fibras nerviosas, siendo una de las principales causas de la ceguera irreversible en el mundo. La única forma de prevenir  la consecuencias de esta enfermedad es realizando un chequeo periódico con su Oftalmólogo.

¿Por qué es importante ir al Oftalmólogo?

La Oftalmología es la disciplina médica y quirúrgica que se especializa en el cuidado de los ojos y la visión, previniendo, diagnosticando y tratando enfermedades y afecciones que afecten a la capacidad visual de la persona, siempre buscando preservar su visión.

Debido a esto, los Oftalmólogos son diferentes al optometrista y al oculista, ya que se diferencian en su nivel de formación, debiendo pasar por la carrera de medicina para luego especializarse en Oftalmología.

En las personas mayores de 40 años es importante visitar a un Oftalmólogo una vez al año, incluso si nunca ha usado lentes, ya que la capacidad visual va disminuyendo con el paso del tiempo, por lo que se necesita una evaluación constante para prevenir y tratar oportunamente  los problemas a la vista que puedan aparecer de la forma más adecuada y efectiva.

¿ Cuándo consultar al oftalmólogo? 

Se recomienda acudir a un servicio de urgencias si presenta los siguientes síntomas:

  • Pérdida brusca de la visión

  • Trauma ocular de alta intensidad.

  • Presencia de algún cuerpo extraño dentro del ojo.

  • Ojo rojo con dolor.

  • Visión doble que apareció bruscamente.

En el caso de problemas más comunes y menos urgentes, se debe asistir a la consulta de un Oftalmólogo en caso de que empiece a notar uno o más de estos síntomas:

  • Disminución de la capacidad visual.

  • Visión doble o borrosa

  • Antecedentes familiares de enfermedades oftalmológicas como el glaucoma.

¿en qué consiste una consulta al Oftalmólogo?

En la consulta oftalmológica habitual lo que se busca es evaluar la vista. En el caso de que utilice lentes, es necesario llevarlos para que realicen una revisión para verificar si está usando la graduación correcta en sus anteojos.

Luego se evalúa la presión intraocular y se realiza un examen completo donde se revisan las distintas partes del ojo: la córnea, el cristalino, la retina, la pupila y el nervio óptico. Durante este procedimiento se aplican unas gotas en los ojos, derivadas de la atropina, que dilatan la pupila y permiten revisar el interior, siendo una de las únicas formas de inspeccionar y diagnosticar enfermedades comunes a los ojos, como el glaucoma, que no presentan señales o síntomas en su etapa temprana.

En estos casos es importante asistir a la consulta acompañado y llevar lentes de sol, ya que la dilatación de las pupilas causa visión borrosa y mayor sensibilidad a la luz, dificultando el desplazamiento e imposibilitando el manejo de vehículos.

¿Sirven los lentes que venden en lugares distintos a las ópticas?

Es común que en muchos lugares, desde supermercados hasta farmacias, vendan lentes ópticos y de sol a módicos precios y con amplia variedad. Esto puede significar un riesgo, ya que si los lentes no están certificados podrían provocar daños a la vista.

En muchos lugares se suelen vender lentes ópticos o anteojos para la presbicia, los cuales funcionan como mini lupas con un aumento estándar. Estos lentes pueden servir en casos de que se necesite un bajo aumento o en etapas iniciales de la enfermedad, pero su uso siempre debe venir acompañado de una evaluación oftalmológica que respalde su utilización.

En el caso de los lentes de sol, siempre se debe pedir la certificación y garantía de que los cristales cuentan con protección contra los rayos UV. Un buen filtro solar ayudará a prevenir los problemas causados por la radiación solar en los ojos, por lo que se recomienda evitar comprar cualquier producto que no cuente con esta información.

Esta nota fue preparada con el aporte del Dr. Cristian Cartes, Oftalmólogo especialista en córnea y superficie ocular,  quien atiende en clínica oftamedica en la ciudad de Temuco. Para contactarlo, hacer click aquí.  

También te puede interesar estos artículos: